X Premio El Barco de Vapor – Biblioteca Luis Ángel Arango

 

Anuncio del ganador de este reconocimiento que la Fundación SM y la Biblioteca Luis Ángel Arango otorgan a un autor colombiano de literatura para niños y jóvenes. Esta es la décima versión de este premio, que busca contribuir a la difusión de la literatura infantil y juvenil en Colombia y promover la producción de obras de narrativa para niños y jóvenes.

El Concurso Nacional de Cuento de Colombia lanza su plataforma offline

 

Hasta el 24 de julio se encuentra abierta la convocatoria para el XI Concurso Nacional de Cuento RCN–Ministerio de Educación Nacional de Colombia, en el que pueden participar estudiantes de 1° a 11° grado y de educación superior en cinco categorías.

Esta edición tiene varias novedades. La primera es que, además de cuentos, se reciben crónicas. La segunda, que el concurso le ha abierto las puertas a nuevas maneras de narrar y de contar historias, ya que los estudiantes podrán enviar sus producciones, no solo de manera escrita sino en audio o audiovisual.

En la modalidad de cuento escrito pueden participar estudiantes de primero a tercer grado (categoría 1), de cuarto y quinto grado (categoría 2) y de sexto a octavo grado (categoría 3).  Para las modalidades de cuento o crónica ya sea en formato escrito, audio o audiovisual, pueden participar los estudiantes de noveno a once grado (categoría 4) y de educación superior (categoría 5).

La tercera novedad es que los interesados en inscribirse pero que tienen dificultades para conectarse a internet ahora cuentan con la versión offline.

¿Cómo funciona? La plataforma solo necesita internet para dos momentos: para descargar el aplicativo y para subir los productos; pero el proceso más largo se puede hacer sin necesidad de internet, pues una vez el archivo esté en el computador, el participante puede llenar todos sus datos y registrarse sin problema, podrá escribir su cuento o crónica, administrar todo el contenido y editar los textos, así como colocar sus audios o videos. Para conocer más del aplicativo descárguelo en este enlace y realice los siguientes pasos:

1). Debe descargar el manual del aplicativo offline.

2). Luego, descargar el aplicativo offline.

3). Finalmente, subir el cuento o crónica que se exportó del aplicativo.

Este sistema se desarrolló para garantizar la igualdad de oportunidades a cada uno de los estudiantes que desean participar de esta iniciativa.

Para realizar el proceso de inscripción tanto para la modalidad online y la offline se debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. Inscribirse en el portal www.concursonalcionaldecuento.com diligenciando todos los datos que solicita el formulario de registro o hacerlo en el aplicativo de la modalidad offline.
  1. El participante, representante legal y/o tutor deberá diligenciar en el portal todas las autorizaciones pertinentes.
  1. Allí encontrarán también el espacio para enviar los cuentos y crónicas escritas con las que participarán en el concurso (recuerde que deberá tener una extensión máxima de 7000 caracteres).
  1. Todos los estudiantes que participarán con piezas en formato de audio y video también tendrán que ingresar en la plataforma sus cuentos o crónicas escritas.
  1. Las piezas de video deberán alojarse en YouTube, mientras que las piezas sonoras en la plataforma de distribución de audio SoundCloud.
  1. El enlace que genera cada una de estas plataformas se insertará en el formulario de inscripción y registro en el portal del Concurso Nacional de Cuento.

Las historias ganadoras de este Concurso Nacional de Cuento se verán reflejadas en la décimo primera edición del libro Colombia Cuenta.

Las piezas en la modalidad audio y audiovisual serán publicadas en la página web del Ministerio de Educación www.mineducacion.gov.co. Además, los ganadores recibirán una tableta y viajarán a Cartagena en enero de 2018, para participar en la ceremonia de premiación, en el marco del Hay Festival.

“Bibliotecas móviles para la paz” gana el VI Premio ACLEBIM de Bibliotecas Móviles

 

La Asociación de Profesionales de Bibliotecas MóvilesAclebim,  ha convocado este año la VI Edición de los Premios ACLEBIM de Bibliotecas Móviles con el objeto de reconocer la labor de las instituciones y personas que se hayan distinguido en el apoyo e impulso de este tipo de servicios bibliotecarios públicos.

En esta edición, el premio se lo lleva Bibliotecas Móviles para la Paz, la iniciativa  que desde marzo de 2017,  ha puesto en funcionamiento 20 Bibliotecas Públicas Móviles, en las zonas veredales establecidas con la firma de la paz en Colombia. El Jurado ha pretendido reconocer la acción social en las bibliotecas móviles, en particular aquellos ejemplos que ponen especial énfasis en su papel central para la creación y mantenimiento del concepto de comunidad, sirviendo a la vez de escenario a la misma, de elemento de cohesión, de centro de recursos, de dinamizador y de esperanza para el presente y el futuro de todos.

Este Proyecto trasciende con creces la pretensión de cualquier equipamiento cultural, al posicionar a las bibliotecas móviles en el centro del esfuerzo por construir un nuevo país, desde el desarrollo, desde el conocimiento, desde la concordia y, en suma, desde todos los valores inherentes a las bibliotecas públicas que inevitablemente potencian valores tan democráticos como la igualdad de oportunidades, el espíritu crítico, la vida en pluralidad y, por encima de todo, el entendimiento y la paz.

Recogerá el Premio Consuelo Gaitán, directora de la Biblioteca Nacional de Colombia, que también pronunciará una ponencia titulada Bibliotecas Públicas Móviles: corazón de la construcción de paz en Colombia. 

Lea también: Con las Bibliotecas Móviles Colombia le dice adiós a las armas

Se lanza la Feria Internacional del Libro de Panamá

 

La semana pasada se realizó el acto oficial de Lanzamiento de la XIII edición de la Feria Internacional del Libro de Panamá que tendrá lugar del 15 al 20 de agosto del presente año y contará con Colombia como País Invitado de Honor.

El lanzamiento estuvo presidido por el Comandante del Buque Escuela ARC Gloria, el Capitán de Navío Hernando García Gómez, y contó con palabras de la Embajadora de la República de Colombia ante el gobierno de Panamá, Ángela María Benedetti Villaneda; la Presidenta de la Cámara Panameña del Libro, Orit Btesh, y la Licenciada Princila Vázquez, Directora del Instituto Nacional de Cultura de Panamá (INAC). Asistieron representantes de Gobierno, empresarios, miembros del sector cultural y del Cuerpo Diplomático acreditado en Panamá.

La Embajadora Ángela María Benedetti Villaneda hizo en su intervención una reflexión sobre la evolución de la lectura en el mundo y Latinoamérica y resaltó la participación de Colombia en esta Feria en la que como siempre dejará el nombre del país muy en alto.

Por su parte Orit Btesch, Presidenta de la Cámara Panameña del Libro se refirió al lema de la Feria como reflejo de un deseo compartido con Colombia de habitar una ciudad del libro, mencionó uno a uno los participantes colombianos en esta feria, al igual que a los distintos componentes de la programación cultural incluyendo conversatorios con escritores, talleres y encuentros con jóvenes, actividades para niños y conmemoraciones con motivo de los 75 años de la Biblioteca la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero de Panamá y los 50 años de la obra Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, entre otros.

El evento terminó con una presentación de baile y música colombiana ofrecida por el cuerpo de cadetes del Buque ARC Gloria y un bufé ofrecido por el Comandante del Buque Gloria.

La participación de Colombia como País Invitado de Honor en la XIII edición de la Feria Internacional del Libro de Panamá se da en el marco del Plan de Promoción de Colombia en el Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores y es posible gracias a la gestión del Ministerio de Cultura, la Cámara Colombiana del Libro, la Embajada de Colombia en Panamá y la Cámara Panameña del Libro.

Conozca la posición del Ministerio de Cultura de Colombia sobre la Ley de la Economía Naranja

 

Para el Ministerio de Cultura de Colombia la Ley de desarrollo y fomento a las industrias creativas y culturales es una iniciativa positiva ya que incluye gran parte de las apuestas que se vienen adelantando desde esta Cartera y por parte de otras entidades gubernamentales, a partir del año 2010, cuando se llevó a cabo la formulación del Conpes 3659, POLÍTICA NACIONAL PARA LA PROMOCIÓN DE LAS INDUSTRIAS CULTURALES EN COLOMBIA.

El Ministerio no participó en la redacción inicial del articulado de la Ley que se impulsó en el Congreso de la República,  pero esta Entidad buscó la participación en el debate y convocó a otros ministerios, en especial a  MinComercio, para que de manera conjunta, se concertara con el equipo del ponente del proyecto de Ley,  importantes aspectos basados en la política pública de industrias culturales y creativas elaborada e implementada en los últimos 7 años por el Ministerio de Cultura, así como para que se tuvieran en cuenta las diversas investigaciones que se han venido realizando del sector.  Además, MinCultura hizo precisiones sobre distintas instancias del Gobierno Nacional y sus alcances, para que el proyecto de Ley se pudiese implementar y reglamentar.

Aunque esto pareciera redundante, establecer un marco de Ley para una política pública que ya está consolidada en el país, es una oportunidad para fortalecerla y perfeccionar sus alcances.

Así es como la Ley obliga y formaliza la creación de instancias e iniciativas que ya están en marcha, como por ejemplo, la Cuenta Satélite de Cultura (que es un mecanismo de medición de la economía de la cultura) que existe desde el año 2002, como un trabajo conjunto entre Mincultura y el Dane y su primera publicación data del año 2009.

También resaltamos que la Ley acoge la propuesta de MinCultura para fortaler espacios de circulación de bienes y servicios culturales nacionales e independientes, como son las salas alternas de cine, librerías independientes, salas de conciertos y espectáculos en vivo, espacios de circulación de arte contemporáneo y diseño, emisoras comunitarias, entre otros.

Asimismo, se logró incluir aquellas fuentes de financiación para la cultura que ha venido desarrollando MinCultura desde 2011, con Bancoldex, a través de la Línea de Crédito Blando para Industrias Culturales, y que ha permitido entregar un cupo de más de $4.000 millones en créditos al sector. También, una iniciativa que se viene desarrollando con el programa de Cubrimiento de Garantías para las industrias culturales, del Fondo Nacional de Garantías y que ha facilitado el acceso a garantías crediticias a distintos agentes del sector con una cifra cercana a los $4.000 millones. De otra parte, concertamos la inclusión de un artículo que abre la posibilidad de buscar fuentes alternativas de financiación para cerrar brechas que aún existen en el entorno del comercio digital, eslabón estratégico de todos los creadores y las industrias culturales y creativas, como el ‘crowdfunding’.

En otro aspecto, a través de las políticas públicas en materia cultural, como la Ley de Cine de 2003 y 2012, la Política de Emprendimiento e Industrias Culturales (2009) y la Ley de Espectáculos Públicos (2011), entre otras, las industrias culturales y creativas del país, es decir, aquellas cuyo insumo base es la propiedad intelectual, se encuentran en buen momento. Así lo demostrará el primer informe cuatrienal sobre las políticas que protegen y promueven la diversidad de las expresiones culturales en el país, que el Ministerio entregará ante la Unesco y que los colombianos podrán conocer el próximo 17 de mayo, fecha en la que se presentará oficialmente en la sede de la Cancillería de la República.

En el 2013, Colombia se unió a la Convención sobre la Protección de la Diversidad de las Expresiones culturales de la Unesco, una iniciativa internacional que pretende que las naciones protejan y fomenten la diversidad cultural y creativa de sus territorios.

 

Preguntas y respuestas sobre la política en Economía Naranja

 

¿La nueva Ley de economía naranja vulnera los derechos culturales de los artistas y las comunidades?

No, los mismos derechos que han tenido quienes trabajan en el sector cultural van a seguir existiendo, lo que se hace es un compromiso del Estado para perpetuar y fortalecer los estímulos que ya existen, e incorporar la participación de otras instituciones diferentes al Ministerio de Cultura y empresas privadas.

 

¿El sector cultural tendrá que industrializarse?

El artista no va a estar obligado a hacer parte de la Ley, ni a industrializarse, ni a reorganizarse en términos administrativos y económicos. Lo que se busca es que el entorno cultural del país y el ecosistema de las industrias creativas se fortalezcan, desde el más pequeño grupo cultural sin ánimo de lucro hasta el gran empresario. Por otro lado, el Ministerio va a seguir trabajando en los mecanismos de apoyo que ofrece al sector en sus líneas de fomento, creación, financiación, articulación, circulación y a través de las diferentes convocatorias públicas.

 

¿Cómo la Ley fortalece las políticas públicas con las que ya cuenta el sector?

Hasta ahora las medidas de fortalecimiento del sector estaban impulsadas por un Gobierno y un Ministerio, con el riesgo de perder continuidad con los cambios de administración. Lo que permite la Ley, es que este fortalecimiento sea de largo plazo y, que independientemente de quién esté a la cabeza de las carteras o del Gobierno Nacional, sin duda va a haber una apuesta y un apoyo que generará crecimiento en el sector.

 

¿Qué sectores de la cultura protegerá esta Ley?

Todos. Lo interesante de la Ley es que cualquier producción que sea el resultado de una manifestación de la creatividad y del derecho de autor está incluida.El insumo base de las Industrias Culturales está protegido por el derecho de propiedad intelectual. No sólo las artes escénicas, audiovisuales y musicales están concernidas, también incluye al diseño, el software, la creación publicitaria, y sus derivados.

 

¿Cuál fue el proceso de socialización con el Sector Cultural antes de que fuera aprobada la Ley Naranja?

Nosotros no participamos en la redacción inicial de la Ley, ni conocemos si hay socializaciones con el sector cultura. Tampoco hemos recibido ningún comentario oficial por parte del sector. El proyecto de Ley fue radicado por los proponentes en octubre de 2015 y el Ministerio de Cultura, viendo el impacto y las posibilidades que esta Ley generaría para fortalecer las políticas públicas para el sector, quiso involucrarse en el debate y empezó a participar con propuestas para los ponentes. Resaltamos que esta Ley es el producto de un proceso democrático y como tal tendrá que ser socializada durante su reglamentación.

 

¿Por qué es importante el sector creativo en Colombia?

Porque es un sector que genera riqueza, empleo y posibilidades de desarrollo mediante mecanismos de producción que son, por lo general, sostenibles. El empleo que produce es de calidad, y requiere principalmente de la creatividad y la imaginación de las personas que trabajan allí. Adicionalmente, genera bienestar no sólo en términos económicos sino también sociales; aporta a la identidad del país, a la diversidad de expresiones nacionales y al crecimiento y desarrollo económico.

 

¿Quién y cómo organizará la Cuenta Satélite de cultura, que medirá todos los sectores en cuanto a su impacto social?

Es muy importante aclarar que la cuenta Satélite de Cultura existe desde 2001, y publica resultados desde el 2009. La Cuenta Satélite ha perfeccionado su metodología para ser más integral, y es un trabajo conjunto entre el Ministerio de Cultura y el Dane, para evaluar el impacto de la economía de la cultura a nivel macro. Aunque parezca una redundancia, el hecho de que quede incluida en la Ley garantiza su continuidad y la perpetua en el tiempo.

 

¿Cuál es el porcentaje de empleabilidad en este sector?

Hoy, gracias a las políticas implementadas desde el Ministerio de Cultura, el sector creativo y cultural tiene cerca de199.698 puestos de trabajo. La intención de la Ley es que este número crezca con el tiempo.

 

¿Esta Ley ayudará a abrir oportunidades para incrementar el presupuesto invertido en el sector?

Sí, a pesar de que no está implícito en ella, lo que se infiere de su contenido es que, dependiendo de su reglamentación, se generan procesos de coordinación entre las diferentes instituciones, incluyendo varios ministerios que trabajan con el sector cultural como el MinTIC, el MinComercio o el MinInterior y seguramente va a haber otras carteras que estarán llamadas a apoyar el sector.

 

¿Desde el punto de vista educación, cómo ayudará a mejorar currículos y oportunidades?

En Colombia existe cierta desconexión entre el mercado laboral y la oferta académica. Lo que esperamos que pase con la nueva Ley es que al incrementar la dinámica de producción del sector, habrá más demanda por esos roles, y los centros académicos van a empezar a  trabajar sobre eso. Como por ejemplo, el SAE Institut que ha llegado a Colombia a trabajar el tema y que demuestra que el sector cultural ha venido creciendo en el país.

 

Para una persona que se especialice en alguno de los sectores ¿qué posibilidades hay de mejorar sus ingresos y oportunidades de trabajo con esta Ley?

Tendrán más acceso a fuentes de financiación. Aunque que el Ministerio de Cultura lleva mejorando el acceso a fuentes de financiamiento como los créditos blandos de Bancoldex y del Fondo Nacional de Garantías desde el 2011, lo que permite la Ley es que estas líneas sigan existiendo. Abre además la posibilidad para que nuevas formas de capital semilla se implementen en el país, en especial las dirigidas a los emprendimientos que están en etapas más tempranas de desarrollo. Así también, abre la posibilidad de perfeccionar mecanismos alternativos de financiamiento como por ejemplo, el ‘crowdfunding’.

 

¿Ya hay una norma que dé vía libre para acceder a financiación en línea o crowdfunding?

No hay una norma exacta que lo incluya textualmente. Pero ahora que se van a promover nuevos mecanismos de financiación alternativos, hay posibilidades de reglamentarlo.

 

¿Esta Ley cómo otorgará los beneficios económicos a los espectáculos internacionales que lleguen al país?

La ley no define beneficios económicos para espectaculos extranjeros. Los beneficios son exclusivos para el contenido nacional que se haga en el país, en línea con los compromisos internacionales adquiridos, por ejemplo, con la Unesco mediante la ‘Convención  sobre la protección de la Diversidad de Expresiones Culturales’  que, entre otras cosas, pretende incentivar la producción cultural de cada territorio.

 

¿En qué consiste esa convención?

La Unesco, preocupada por una creciente hegemonía de los contenidos culturales, principalmente  de Estados Unidos y Europa,  que amenazaban la existencia a largo plazo del contenido de otros países en vía de desarrollo, creó la ‘Convención  sobre la protección de la Diversidad de Expresiones Culturales’,en 2005, con el propósito de que cada territorio firmante protegiera sus expresiones culturales y las estimulara frente a las extranjeras. Quienes se suscriben a la Convención, deben presentara un informa de avances en este sector cada 4 años. Colombia firmó esta convención en el 2013 y nuestra prioridad hoy son los contenidos nacionales.

 

Quienes no se ven como empresas que generen recursos importantes, ¿se verán afectados por esta Ley? ¿Sólo se beneficiarán los grandes productores? ¿Sólo se tendrán en cuenta a quienes tengan mayor capacidad de inversión?

No, todo lo contrario, los beneficios que se han venido prestando desde el Ministerio de Cultura, y que ahora se fortalecen con esta Ley están enfocados al crecimiento del ecosistema cultural general, que incluye los agentes, medianos, pequeños e incluso aquellos de no mercado o entidades sin ánimo de lucro que trabajan para fortalecer dinámicas culturales o patrimoniales. Como muchos de los recursos invertidos son de capital semilla y de emprendimiento, los beneficiarios son las iniciativas pequeñas y medianas.

 

¿Esta será una Ley de apertura económica que afecte a las entidades artísticas nacionales?

No, lo que hace la Ley es facilitar la importación de medios de producción que no se hacen nacionalmente, como un software, o importaciones temporales de equipos o de operarios de esos equipos, ya sea con los aranceles o con los visados, o  facilitar los desembolsos en Colombia de servicios creativos que se comercializan a través de la web.

 

¿Estas políticas pueden desembocar en una suerte de TLC cultural que nos ponga en desventaja frente a los demás países?

No. Esta Ley no tiene nada que ver con los tratados de libre comercio internacionales. Los tratados de libre comercio son  acuerdos bilaterales entre países. Esta Ley, en línea con los compromisos internacionales con la Unesco, lo que se hace es estimular la producción cultural nacional.

 

¿Cómo proteger la diversidad cultural de Colombia frente a otros países ahora que se ha abierto la brecha de competencia?

Proteger la diversidad de expresiones culturales es una de las prioridades del Ministerio de Cultura. Por eso se firmó la convención sobre la protección de estas expresiones con la Unesco. Aunque la competencia siempre ha existido, no va a ser más dura ahora, desde el Ministerio trabajamos para que los contenidos de artistas y gestores tengan espacios de circulación y de fomento dentro y fuera del país. La Ley Naranja no es una norma de apertura al contenido extranjero, todo lo contrario,  es una Ley que promueve la producción y consolidación de la industria nacional.

 

¿Cómo se evitaría la circulación de dinero fiscal excesivo a empresas grandes?

La Ley no crea ningún fondo, por lo que no va a haber flujo de recursos a ningún sector en particular, ni grande ni pequeño, lo que hace es generar mecanismos de fortalecimiento a través de iniciativas como las líneas de financiamiento a capital semilla, los espacios de circulación de contenidos, los créditos blandos. A la larga, gran parte de estas iniciativas apoyan es a los micro y medianos empresarios.

 

¿Cómo evitamos que los pequeños y medianos empresarios no desaparezcan con el tiempo y solo nos queden las grandes corporaciones del entretenimiento?

Lo que se busca desde el Ministerio de Cultura, y que se ratifica con la Ley, es fortalecer el ecosistema cultural en conjunto, primordialmente a los pequeños productores de contenido cultural, no necesariamente los que generan riqueza, los beneficios son iguales para un artista que hasta ahora se está dando a conocer y para un estudio de cinematografía que lleva en el mercado mucho tiempo y que produce largometrajes cada año.

 

¿Habrá algún tipo de soporte desde el Ministerio para las pequeñas empresas que quieran organizarse administrativamente para ser beneficiarios de la Ley?

Los soportes ya existen, lo que vamos a hacer es fortalecer las iniciativas que hemos venido trabajando desde proyectos de consolidación de ecosistemas locales  como el de Nodos de Emprendimiento Cultural, donde hay esquemas de participación, desde las regiones, de los grupos que entran al proceso de formalización. Hay muchas líneas de trabajo creadas desde el Ministerio construidas en este sentido.

¿Cuál va a ser el acompañamiento pedagógico que se prestará en el marco de la Ley y las nuevas políticas?

Este aspecto hace parte también del proceso de reglamentación e implementación de la Ley. Nosotros contribuiremos desde nuestros canales de difusión, articulación, asesoramiento, circulación o de las líneas en general que se trabajan desde el Ministerio de Cultura. Pero aclaramos que son los proponentes quienes deberán ser los que propongan las líneas de aplicación de la Ley.

Con campaña ‘Leer es mi cuento en la Biblioteca’ se beneficiarán 306 bibliotecas colombianas en el primer semestre de 2017

 

La campaña ‘Leer es mi cuento en la biblioteca’ busca atraer nuevos lectores a las bibliotecas públicas de Colombia. Con el objetivo de que más niños y jóvenes tengan acceso a los libros. Para ello, se apoya la programación de actividades de fomento a la lectura, con la entrega de cuatro títulos de la serie ‘Leer es mi cuento’ a maestros y estudiantes de las instituciones educativas del país, en articulación con la Red Nacional de Bibliotecas Públicas.
Los libros se enviarán en abril, y las jornadas de promoción de lectura se realizarán entre mayo y junio de 2017. Entre las principales actividades propuestas están las sesiones de lectura en voz alta, los talleres de cómic, las horas de cuento, las tertulias literarias, entre otros, las cuales girarán en torno a las efemérides literarias del año.
La primera de estas son los 150 años de ‘María’, la novela cumbre el autor vallecaucano Jorge Isaacs que se convirtió en un clásico de la literatura colombiana e hispanoamericana. Sobre esta novela y su autor se desarrollarán, además, diversas actividades culturales durante todo el año, pues el Ministerio de Cultura ha declarado este 2017 como ‘Año Jorge Isaacs’.
Por otro lado, se celebran también los 50 años de ‘Cien Años de Soledad’, la novela que consagró en la literatura universal a Gabriel García Márquez, ganador del Nobel de Literatura en 1982.
Las jornadas de lectura se llevarán a cabo en las instalaciones de las bibliotecas públicas locales o en las escuelas; si están ubicadas en áreas rurales, alejadas del casco urbano, se realizarán a través de los servicios de extensión bibliotecaria. Por su parte, los bibliotecarios deberán enviar al final de estas actividades, el registro de las actividades con los listados de estudiantes beneficiados.
En esta tercera versión de la campaña se entregarán 229.688 libros. En total, desde el 2016, se han  entregado  1’162.616 libros.  Los departamentos de mayor participación en el primer semestre de 2017 fueron: Antioquia, Cundinamarca, Boyacá, Valle del Cauca, Santander, Cauca, Bolívar y Norte de Santander.
Hacer de Colombia un país de lectores:
El Ministerio de Cultura continuará trabajando para cumplir con la ambiciosa meta que se propuso de incrementar el índice de libros leídos por la población colombiana de 1,9 a 3,2 libros, a través del Plan Nacional de Lectura y Escritura ‘Leer es mi cuento’. En la más reciente encuesta de consumo cultural del DANE, de 2016, se comprobó que los esfuerzos por hacer de Colombia un país lector están  teniendo efectos. Los niños entre los 5 y 11 años leen hoy 3.2 libros al año. Es en esta población en la que el Ministerio de Cultura enfoca especialmente sus acciones con la convicción de que es en la primera infancia donde se adquiere el hábito de la lectura.

Ministra de Cultura de Colombia entregó colecciones de las bibliotecas básicas familiares en El Salado, Carmen de Bolívar

 

La Ministra de Cultura de Colombia, Mariana Garcés Córdoba, inició la entrega de las Bibliotecas Básicas Familiares de la serie Leer es mi cuento en la urbanización Beatriz Linares del corregimiento de El Salado, en Carmen de Bolívar.
En el marco de las actividades emprendidas por el proyecto ‘Comunidad-es arte, biblioteca y cultura: escenarios para la paz’, la Ministra compartió con los habitantes de esta urbanización y les habló sobre la importancia de la llegada del material bibliográfico a sus hogares, para seguir transformando escenarios de conflicto en escenarios de paz.
“Cada uno de estos libros que reciben fueron escritos para que ocupen un lugar muy importante en sus casas, a partir de hoy con estas bibliotecas los padres podrán dedicar a sus hijos 15 minutos diarios de lectura. Así seguiremos trabajando para que nunca más llegue la violencia, pues consideramos que una casa digna es aquella que está llena de libros”, dijo la Jefe de la Cartera de Cultura, quien aseguró que por medio del arte y la lectura se reconstruye el tejido social de un pueblo que ha sufrido las barbaries del conflicto.
La Ministra también resaltó la importancia que tiene el proyecto ‘Comunidad-es’ para el Ministerio de Cultura, pues en 23 departamentos donde el Gobierno ha entregado viviendas gratuitas, se ha constituido un grupo de promotores que incentivan las prácticas culturales como una medida de acompañamiento sociocultural.
Por su parte, una de las niñas beneficiarias de esta entrega, Germayuri Paternina Silva, de 10 años de edad, expresó su agradecimiento por tener estos libros. “Ministra gracias por estos libros, que a pesar de las diferencias nos invitan a leer para la paz y tener un mejor vivir”.
Las familias de la urbanización Beatriz Linares continuarán recibiendo estas colecciones hasta completar un total de 100 Bibliotecas Básicas Familiares, compuestas por 900 libros con el objetivo de seguir aportando a la paz, desde los procesos culturales y el fomento de la lectura en los territorios del país fracturados por la violencia.
Este evento estuvo acompañado de por los Directores de distintas Direcciones y Áreas del Ministerio de Cultura entre los que se encuentran:  Poblaciones, Patrimonio, Fomento Regional, Artes y Literatura, Dirección de Comunicaciones, así como la Directora de Instituto de Cultura y Turismo de Bolívar, como una muestra de la importancia que tiene el corregimiento del Salado para el Gobierno Nacional por ser un territorio que simboliza la esperanza para todo un país.
La actividad también contó con la presencia del grupo de danza del corregimiento el Piñal del municipio los Palmitos – Sucre, creado por el proyecto de Expedición Sensorial, quienes amenizaron el evento con su presentación.
El proyecto “Comunidad-es arte biblioteca y cultura: escenarios para la paz” fue creado hace tres años por el Ministerio de Cultura de Colombia, el cual trabaja en el fortalecimiento del tejido social de las comunidades que habitan las urbanizaciones de interés prioritario 100% subsidiadas por el Gobierno Nacional, integradas en su mayoría por víctimas del conflicto, damnificados y familias que atravesaron por la extrema pobreza.
En el primer semestre del año Comunidad-es estará presente en once municipios del país, afectados por el conflicto armado y en tres Zonas de Transición Veredal, de la mano con las Bibliotecas Móviles para la Paz, realizando la entrega de este contenido bibliográfico que cuenta con nueve títulos, escritos y pensados especialmente para las familias que habitan las Viviendas de Interés Prioritario.
La Biblioteca Básica Familiar cuenta con títulos tales como ‘Colombia cantada’, ‘Retratos de nuestras gentes’, ‘Buscando otro sabor’, ‘Manual de convivencia ciudadana’, ‘Una expedición al mundo de los sueños’, entre otros, que facilitan el paso de la vida rural a la vida urbana de estas familias. Más de 70.000 Bibliotecas Básicas Familiares han sido entregadas por el Ministerio de Cultura desde el año 2013; llegando a 109 proyectos de vivienda gratuita en 23 departamentos del país.

Ecuador dona más de 2000 libros a la Red de Biblioteca de Cali, Colombia

 

La literatura ecuatoriana, representada en más de 2000 libros de distintas casas editoriales nacionales, estará en las bibliotecas públicas de la ciudad de Cali, Colombia, para que sus ciudadanos puedan conocer más sobre la cultura del Ecuador.

La donación de más de 2000 libros, entre los que se encuentran novelas, poesía, cuentos, ensayos, entre otros, se realizó el pasado viernes en la Biblioteca Centenario, donde el embajador de Ecuador, Rafael Paredes Proaño, hizo entrega de los ejemplares a la secretaria de Cultura de la Alcaldía de Cali, Luz Adriana Betancourt, y al presidente de la Fundación Spiwak,  Ángel Spiwak  Knorpel.

“Hemos recibido la donación de estos  libros que han  sido destinado a las bibliotecas públicas de Cali. Esta es una oferta producida en el país de Ecuador que difícilmente llega a las librerías de Colombia, es decir que no se pueden conseguir”, señaló Betancourt.

Para al Alcalde de Cali, Maurice Armitage,  con esta donación se contribuyen al progreso de  los ciudadanos. “Tenemos una gratitud inmensa de parte de la ciudad, sobretodo porque admiro que en Ecuador hay mucha cultura. El  solo hecho de que nos  estén  ayudando con una donación de libros, hacen  que esa cultura nos la extiendan hacia Cali”.

El Embajador  de Ecuador en Colombia,  Rafael Paredes Proaño,  afirmó que esta donación nutrirá el desarrollo intelectual de las personas que viven en Cali.“ Este acto demuestra la importancia de la cultura y la educación en la vida de los dos pueblos”.

La donación de los más de 2000 ejemplares, se realizó gracias a la participación de Ecuador como invitado de honor en la Feria Internacional del Libro de Cali 2016.

Shakira y Carlos Vives, demandados en España por plagio en “La Bicicleta”

 

Por: Natalia Tovar Patarroyo

El 2 de marzo un juzgado de Madrid admitió la demanda que el cantante y productor cubano Livam y su editora Maryla Dianik Romeu  presentaron contra Shakira, Carlos Vives, Sony Music Publishing Latina y otras nueve productoras, alegando que la canción, ganadora de un Grammy latino en 2016, es un plagio de su obra de 1997 “Yo te quiero tanto”.

La Sociedad General de Autores y Editores española SGAE,  suspendió el reparto de los derechos sobre la canción una vez tuvo noticia de la reclamación judicial. Esta medida se mantendrá  hasta tanto se tome una decisión en el caso, conforme lo establece el artículo 230bis de su reglamento interno.

 

Livam argumenta que “La Bicicleta” reproduce una frase y parte del coro de su canción, también resalta que en ambas se usan acordeones y aportó un concepto pericial según el cual las dos canciones comparten “el mismo ritmo y la misma línea melódica”.

 

 

Cabe aclarar que en las obras musicales el derecho de autor protege tanto la letra como la melodía, ésta última como construcción singular que resulta de una combinación de ritmos y alturas de sonidos, mediante la cual se distingue y da forma artística a la canción.

Los ritmos, por otro lado, no son objeto de protección pues éstos son comunes a estilos de poemas, danzas y ciertos géneros musicales. Así, una persona puede escuchar diversas canciones folclóricas caribeñas e identificarlas a todas por su ritmo rápido, intenso y excitativo.

Un Software para detectar plagio en canciones

En 2009 Daniel Müllensiefen, de la Universidad de Londres y Marc Pendzich de la Universidad de Hamburgo desarrollaron un software llamado SIMILE que emplea una serie de algoritmos de similitud para predecir las decisiones de las cortes.

El programa analiza elementos como el ritmo, el tono, la cadencia o la melodía y eventualmente podría hacer innecesario el uso de peritos, que en la actualidad son fundamentales en los procesos de este tipo.

Ministerio de Cultura de Colombia lanza el Premio Nacional de Poesía 2017

 

Con la presencia de los ganadores del Premio Nacional de Poesía, Piedad Bonnett (1994), Horacio Benavides (2013) y Nelson Romero (2015), el Ministerio de Cultura lanzó, este primero de marzo en el Teatro Colón, el Premio Nacional de Poesía 2017, máximo reconocimiento que otorga el  Gobierno a la literatura colombiana.
El evento, que contó con la presencia de Guiomar Acevedo, Directora de Artes de MinCultura, se inició con una charla entre los tres poetas invitados, quienes hablaron sobre el  aporte del premio y la poesía en sus carreras literarias, para luego compartir con los asistentes algunos versos de sus creaciones en un recital poético. El acto sirvió además para evocar una actividad artística que se realizaba a mediados de los años cincuenta en el Teatro Colón.
Durante el conversatorio entre los poetas, que fue moderado por Piedad Bonnett, el primero en intervenir fue Nelson Romero, quien destacó que  haber ganado el Premio Nacional de Poesía, en el 2015 contribuyó para que encontrara más lectores. “Una de las experiencias más gratificantes fue ver cómo en diversas instituciones educativas del país el libro con el cuál gané este Premio, era reescrito por los estudiantes, contribuyendo así a la formación de públicos para la poesía”.
Por su parte, Horacio Benavides reconoció que los premios en su contexto general tienen su lado contradictorio. “En una competencia atlética de cien metros es fácil saber quién llega de primero, pero en la poesía, estamos hablando de poner a competir voces muy particulares. Sin embargo, tengo que decir que el Premio Nacional de Poesía es un reconocimiento digno, que en mi caso particular me abrió muchas puertas y me llevó a contar con más lectores. Mi poesía habla del campo, de los animales y no sabía si a los jóvenes les pudiera interesar. Ahora tengo un gran número de lectores. Incluso he podido viajar fuera del país, por efectos del Premio”.
Finalmente, la moderadora de la charla, Piedad Bonnett, dijo que el Premio sirve para poner de relieve la importancia de la poesía y de los poetas en la sociedad. “Los poetas somos importantes porque somos la memoria de un nación. Nuestros versos incomodan al país y proponemos nuevas formas de belleza, a través de la palabra. Este Premio es también un aval, por la calidad de los jurados; un aliciente económico, porque sabemos que a veces es difícil vivir de la poesía y es un acto de justicia. Hace 23 años cuando gané este reconocimiento yo era una desconocida. El premio me abrió las puertas de las editoriales, por eso yo le recomiendo a mis alumnos que participen en los concursos”.