Programas de desarrollo infantil temprano en República Dominicana, una de las prioridades del BID

 

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) pone a la primera infancia de República Dominicana en sus prioridades, con la aprobación de un financiamiento de US$200 millones en los próximos cuatro años para expandir los servicios de guarderías y estancias infantiles en el país.

El presupuesto se invertirá en el desarrollo de los protocolos de servicios que ofrece el Instituto Nacional de Atención a la Primera Infancia (Inaipi), en el fortalecimiento de sus capacidades de gestión, en el mejoramiento de los programas de alimentación y nutrición y en el diseño de una evaluación de impacto de dichos programas.

Según la representante del BID en la República Dominicana, Flora Montealegre, de tener éxito la estrategia aplicada por el Gobierno dominicano a través de su Plan Quisqueya Empieza Contigo, combinada con los con servicios de estancias infantiles y programas comunitarios dirigidos a los niños de estratos más vulnerables, en los próximos 20 años podríamos ver un punto de inflexión en el capital humano del país. “Será el momento de ver que en la República Dominicana se comenzó a dar a cada niño y niña una mejor oportunidad de vida”.

Colombia presentó informe ante la Unesco sobre protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales

 

En la sede de la Cancillería, el Gobierno Nacional dio a conocer el primer informe cuatrienal presentado ante la Unesco que da cuenta de las políticas que protegen y promueven la diversidad de las expresiones culturales de nuestro país.

Durante el acto protocolario  el Gobierno presentó a los colombianos el documento con el cual el país confirma, por un lado, que las políticas del Ministerio de Cultura en esta materia tienen un recorrido de más de dos décadas y, por otro lado, que éstas se encuentran en sintonía con el objetivo de la Convención de la Unesco de 2005 que busca fomentar y difundir los contenidos, bienes y servicios culturales nacionales.

El acto que tuvo lugar, este miércoles 17 de mayo en la sede  de La  Cancillería, contó con la presencia de la Viceministra de Cultura, Zulia Mena; Francisco Javier Echeverri, Viceministro de Asuntos Multilaterales de la Cancillería; Alcira Sandoval, de la  Oficina Regional Andina Unesco; Giselle Dupin, Consultor Internacional y Adriana González, coordinadora del Grupo de Emprendimiento Cultural del Ministerio de Cultura, entre otros invitados.

Zulia Mena explicó que con la realización de este primer informe se confirma “el largo y significativo recorrido de la apuesta de un país por el desarrollo de las industrias culturales y creativas, aquí se compilan resultados positivos desde una perspectiva que acoge no solo a artistas y creadores, sino además que incluye otros actores de la cadena de producción como productores, distribuidores, exhibidores, gestores, managers y agentes entre otros”.

Sobre la Convención
En 2005, la Unesco aprobó la Convención sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. Con ella se busca crear condiciones aptas para el libre desarrollo de la cultura, mediante la creación, producción, distribución, circulación y acceso a bienes y servicios culturales internacionalmente. Asimismo, busca generar espacios de diálogo entre los países que la suscriben —son 140— para fomentar la interculturalidad e incentivar un flujo equilibrado de los productos del sector.

La convención, además, busca que la formulación de las políticas públicas sectoriales tenga en cuenta todos los eslabones de la cadena de producción de bienes y servicios culturales, desde la formación, creación, producción, hasta la distribución y acceso.

En 2013, Colombia ratificó a la Convención en aras de lograr un equilibrio en el acceso de contenidos, bienes y servicios culturales de orden nacional frente al internacional. Los países suscritos deben presentar un informe periódico cuatrienal para exponer el estado de las políticas públicas.

Para la construcción del informe, el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Relaciones Exteriores realizaron un ejercicio de identificación de agentes e instituciones cuyas iniciativas y políticas estuvieran en consonancia con los objetivos de la Convención. Es importante resaltar que muchas de ellas se vienen implementando antes de que Colombia ratificara el acuerdo en 2013. La presentación de este informe el próximo 17 de mayo, en el Salón Bolívar de la Cancillería colombiana hace parte del trabajo que el Ministerio de Cultura realiza en su condición de miembro de la Comisión Nacional de Cooperación con Unesco, cuya Secretaría Ejecutiva ejerce el Ministerio de Relaciones Exteriores y cuya presidencia está a cargo de la Ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín Cuéllar.

Para Adriana González, coordinadora del Grupo de Emprendimiento Cultural del Ministerio de Cultura, “con la elaboración del primer informe cuatrienal, confirmamos que nuestras políticas y medidas están alineadas con los objetivos de la Convención de 2005, y su impacto ha sido positivo para el sector y la economía de la cultura. Ejemplo de esto, son entre otras, el marco legislativo para el desarrollo del cine, la Política de Emprendimiento y las Industrias Culturales, la Política de Comunicaciones, la Ley de Espectáculos Públicos y las iniciativas desarrolladas por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones”.

Según Francisco Javier Echeverri, Viceministro de Asuntos Multilaterales de la Cancillería, “como resultado de la ratificación de este instrumento, desde 2013 los emprendedores culturales del país han tenido la posibilidad de acceder a recursos del Fondo Internacional para la Diversidad Cultural de la Unesco que financia proyectos en las áreas del emprendimiento y las industrias culturales en países en desarrollo y cuya convocatoria en Colombia coordina la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional de Cooperación con la Unesco. En 2016, un proyecto presentado por la Cámara de Comercio de Bogotá para el fortalecimiento de las capacidades para las industrias culturales en Bogotá recibió us$100.000, lo cual representa un impulso desde la Unesco al fortalecimiento de las empresas creativas y las industrias culturales”.

 Algunas políticas y medidas que incluye el informe
Dentro de las políticas y medidas identificadas que han contribuido a la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales objeto de la convención 2005 y que harán parte del informe que Colombia entregará ante la Unesco, podemos mencionar, por un lado, las leyes de cine que han impactado desde un marco legislativo a la producción y consolidación de la industria cinematográfica colombiana.

La Ley 814 de 2003, busca propiciar un desarrollo progresivo, armónico y equitativo de la cinematografía nacional y, en general, promover la actividad cinematográfica en Colombia. Con ella las películas colombianas reciben estímulos económicos que provienen de un porcentaje del valor de la taquilla recaudada en las salas de cine. El abrazo de la serpiente, por ejemplo, única película colombiana nominada a los Óscar, recibió incentivos por $2.500 millones.

De esta manera, mientras en 2003 se estrenaron tres películas colombianas, en 2015 el balance asciende a 36. A 2016, La ley entregó a la industria cinematográfica a través del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico y los estímulos tributarios, la suma de 312.500 millones de pesos y se estrenaron 199 películas que llevaron a las salas 28 millones de espectadores.

La Ley 1556 de 2012, la cual promueve el territorio nacional como elemento del patrimonio cultural para la filmación de audiovisuales ofreciendo a las productoras un reconocimiento de las contraprestaciones cuando finalicen los compromisos de producción o posproducción de la película en Colombia: 40% del valor del gasto que realicen en la contratación de servicios nacionales de preproducción, producción y posproducción; y el 20% del gasto que realicen en hoteles, alimentación y transporte.

Desde el año 2013 hasta el primer semestre de 2016, se ha rodado en el país un total de 22 proyectos internacionales y se ha generado una inversión de productos y servicios colombianos de 86.116 millones de pesos. En términos de empleabilidad, hasta el 2015 se registra la contratación de 10.394 personas colombianas.

Otra de las medidas a resaltar es la Política de Comunicaciones implementada por el Ministerio de Cultura en el año 2010, que busca fomentar la producción de contenidos culturales por parte del sector de creadores de la comunicación. Esta política entre otras acciones, le ha apostado a las radios comunitarias, a mejorar la calidad de la producción de televisión en región y a generar estrategias de circulación de los contenidos culturales audiovisuales apoyadas por el Ministerio. Para implementación de esta política, la inversión entre 2012 y 2017 asciende a $1.500 millones para fortalecer los contenidos y la divulgación de estos espacios.

La Ley de Espectáculos Públicos de 2011 es otra de las apuestas importantes de política sectorial en el país. Esta Ley tiene como propósito formalizar y fortalecer el sector de los espectáculos públicos de las artes escénicas en Colombia. Como resultado de la implementación de la Ley de espectáculos públicos, 21 entidades territoriales han ejecutado $33.510.481.223 recursos de la contribución parafiscal cultural. El año con mayor ejecución de recursos por parte de los municipios y distritos ha sido 2016, cuya suma asciende a $12.131.491.301.

En cuanto a la economía cultural y creativa, la Política de Emprendimiento Culturales Industrias Culturales diseñada e implementada en 2009 ha permitido que exista un entorno favorable para el desarrollo y la sostenibilidad del sector en el país, generando condiciones que incentivan a la creación y el fortalecimiento de emprendimientos y empresas culturales sostenibles, como factor relevante para el desarrollo local.

Desde su nacimiento, la política ha permitido la implementación de diversos programas de capacitación en emprendimiento cultural que han impactado aproximadamente a 9.500 personas y 3.200 organizaciones en todo el país. Entre 2011 y 2016, a través de Bancoldex se han entregado 74 créditos blandos por $4.139 millones a micro y pequeñas empresas culturales.

Asimismo, se han apoyado algunos de los mercados culturales que tienen cita anualmente en diferentes regiones del país y que buscan el fortalecimiento a la circulación e intercambio de bienes y servicios culturales a nivel nacional e internacional. Se han generado estrategias de cofinanciación que han permitido que 300 empresarios participen en escenarios de circulación como Womex, el Mercado de las Industrias Culturales del Sur Micsur, Mama, Performing Arts Market of Seul, entre otros.

Adicionalmente, se ha impulsado la generación de información y conocimiento sobre el impacto económico y social de las industrias culturales en el país, con el objetivo de brindar insumos para la formulación de políticas públicas culturales.

Retos que propone el Informe
Aunque son evidentes los avances que arrojan la implementación de estas políticas, leyes y medidas, existen desafíos para potencializar el sector. Uno de ellos es fomentar estrategias de articulación entre instituciones a nivel nacional y local que propicien mejores escenarios para el desarrollo empresarial del sector.

También sugiere crear programas que permitan expandir los canales de circulación de bienes y servicios culturales, para fomentar el desarrollo de las empresas colombianas del sector y estimular el consumo de productos nacionales.

Este informe por lo tanto, será una herramienta de gran importancia para la generación de políticas, la toma de decisiones públicas y privadas. Asimismo, un derrotero para trabajar en estos y otros retos del sector en la próxima década.

La Red Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil de Costa Rica crece a partir de políticas públicas

 

La Red Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil de Costa Rica, REDCUDI, ha aumentado la cobertura en la atención de cuidado de niños y niñas, pasando de 36.229 menores de edad beneficiados en el 2014 a 51.297 en el 2016, aumentando su cobertura en un 41% en tan solo dos años.

En este lapso de tiempo se pasó de 22 a 67 centros de atención  y en el 2017 ya están presupuestados 28 establecimientos nuevos. En relación con la atención nocturna, en el 2015 se contaba con un solo centro que ofrecía este servicio, hoy se tienen 41, garantizando  el cumplimiento de los estatutos de la Ley N° 9220, la cual establece el desarrollo de servicios para que los padres de familia puedan concluir sus estudios de primaria o secundaria. Durante el 2017, CEN CINAI tiene proyectado la apertura de 71 centros nocturnos más, para atender las personas beneficiarias del programa “Yo Me Apunto” del MEP, ubicados en zonas rurales con mayor necesidad de este servicio.

Las acciones realizadas por la Secretaría Técnica de la Red de Cuido, liderada  por el Ministerio de Desarrollo Humano e Inclusión Social de Costa Rica, se enfocan en mejorar la articulación interinstitucional entre PANI, CEN-CINAI e IMAS, y otras instituciones, en ofrecer asesoría permanente a los centros de cuido de todo el país y capacitación en temas de primera infancia y corresponsabilidad social de los cuidados.

“Es importante que el país cuente con una política pública, articulada e integrada que visualice el cuidado de niños y niñas, personas adultas mayores y personas con discapacidad, con un enfoque transversal de género mediante el INAMU, lo cual se traducirá en los próximos meses en lo que hemos llamado el Sistema Nacional de Cuidados. (…) Creo profundamente en la construcción de políticas públicas con visión de Estado que transciendan los gobiernos de turno, porque considero que esta es la única manera que como país podemos lograr de manera sostenida disminuir la pobreza y el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de Costa Rica”, indicó el Ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social y Presidente ejecutivo del IMAS, Emilio Arias Rodríguez.

¿Cómo inciden las prácticas culturales en la igualdad de género?

 

En conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora,  el Cerlalc reconoce que la igualdad entre hombres y mujeres es una pieza clave del desarrollo sostenible, por eso resaltamos los Indicadores UNESCO de cultura para el desarrollo enfocados en medir el avance de la igualdad de género. Presentamos así, un resumen de las principales ideas en torno a la cultura como obstáculo o como ventaja para la igualdad expuestas en el documento de la UNESCO.

Durante el siglo pasado cambios importantes, como la incorporación de un gran número de mujeres a la fuerza de trabajo y a la política, o su mayor disponibilidad de medios de control de la reproducción, afectaron de manera considerable las relaciones entre las mujeres y los hombres. Este es tan solo un aspecto básico de cómo los factores socioeconómicos y políticos han evolucionado para incidir en las relaciones de los seres humanos y contribuir a la configuración de valores, normas y prácticas culturales de igualdad.

La UNESCO entiende por género, una construcción sociocultural que diferencia y configura los roles, las percepciones y los estatus de las personas en una sociedad. ¿Qué es entonces la igualdad de género y cómo se integra en el desarrollo sostenible? Durante los últimos cincuenta años los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil han desplegado esfuerzos concertados a fin de formular y aplicar políticas capaces de crear un “terreno de juego” más justo y equilibrado para las mujeres y los hombres.  Esto teniendo en cuenta aspectos específicos de cada sexo (por ejemplo, la reproducción) y abordando los principales obstáculos para la consecución de la igualdad. Se entiende por igualdad de género, la igualdad de oportunidades y de derechos entre las mujeres y los hombres en las esferas privada y pública que les garantice la posibilidad de realizar la vida que deseen.

Gracias a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), la Plataforma de Acción de Pekín y otros acuerdos e iniciativas internacionales se lograron un consenso y marco de acción internacionales que han permitido lograr avances notables para subsanar las disparidades de género en ámbitos como el salarial y los resultados educativos, entre otros aspectos.  A pesar de estos esfuerzos, el camino para la igualdad sigue siendo largo.

A menudo se considera que la cultura marca límites al logro de la igualdad de género y se la invoca para justificar la resistencia a las estrategias e intervenciones públicas encaminadas a promover dicha igualdad aduciendo que están en conflicto con prácticas culturales y tradicionales. De esta manera, la cultura se utiliza como “instrumento eficaz para evitar el cambio justificando el orden de cosas existente”.

Esta idea y utilización de la cultura como justificación para mantener el estatus quo en materia de género quebranta su dinamismo y capacidad de adaptación a los contextos y valores cambiantes de las sociedades, así como su eficacia para impulsar una transformación social positiva. El respeto de la diversidad, las tradiciones y los derechos culturales es perfectamente compatible con la igualdad de género porque esta entraña que todas las personas, tanto mujeres como hombres, tengan las mismas oportunidades para acceder a la cultura, participar en ella y contribuir a plasmarla en pie de igualdad. Esa igualdad enriquece los procesos culturales de cambio y les añade valor ampliando el número de opciones y opiniones y garantizando la expresión de los intereses y la creatividad de todas las personas.

Para que la igualdad de género se valorice y promueva no solo por las instancias públicas, mediante intervenciones e inversiones (políticas y otras medidas), sino también por las personas y las comunidades, es preciso que dicha igualdad se reconozca como derecho humano y motor de desarrollo. Las acciones públicas encaminadas a construir sociedades abiertas e integradoras en las que se respeten plenamente los derechos de ambos sexos se ven reforzadas y consiguen resultados más sostenibles cuando son comprendidas y respaldadas por las personas y las comunidades a las que están dirigidas.

Para ello es necesario un proceso de diálogo, consenso y gobernanza participativa que fomente el sentido de apropiación, así como la comprensión de que la igualdad de género aporta beneficios para todos.

Se firmó en Colombia ‘Acuerdo por la Sostenibilidad de la Política para el Desarrollo Integral de la Primera Infancia De Cero a Siempre’

 

Foto: Juan David Tena – SIG

La primera dama de Colombia, María Clemencia Rodríguez de Santos, vocera de la Política De Cero a Siempre, y María Cristina Trujillo de Muñoz, Consejera Presidencial para la Primera Infancia, convocaron este 24 de febrero al encuentro “El impacto de las alianzas y los retos de la Política De Cero a Siempre a 2030”, que se realizó en el Salón Bolívar de la Casa de Nariño.

Con el objetivo de presentar los resultados de las alianzas estratégicas en la implementación, fortalecimiento y sostenibilidad de la Política para el Desarrollo Integral de la Primera Infancia De Cero a Siempre, así como sus retos a corto y mediano plazo, fueron convocados a la Casa de Nariño representantes de los sectores público y privado, fundaciones y la cooperación internacional.

A través de una agenda ejecutiva de dos horas, la Consejera Presidencial para la Primera Infancia presentó los logros y avances de la política De Cero a Siempre, destacando la relevante participación de sociedad civil y el impacto de sus acciones como aporte a las metas de país en materia de atención integral de calidad.

A continuación, Constanza Liliana Gómez, Coordinadora de la Comisión Intersectorial para la Atención Integral de la Primera Infancia (CIPI), expuso las acciones priorizadas, y los retos a corto (2018) y mediano (2030) plazo, en relación al cumplimiento del Acuerdo de Paz y en línea con el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En el evento también participó María Margarita Zuleta, Directora General de Colombia Compra Eficiente, con una presentación sobre la incidencia del Decreto de contratación con entidades privadas sin ánimo de lucro en las alianzas público privadas para la primera infancia.

Al cierre, los representantes de los sectores público y privado, fundaciones y la cooperación internacional firmaron el “Acuerdo por la Sostenibilidad de la Política para el Desarrollo Integral de la Primera Infancia De Cero a Siempre” y la señora María Clemencia Rodríguez de Santos agradeció el decidido apoyo técnico y financiero a favor de la primera infancia, porque la inversión que se realiza en el presente de las niñas y los niños, se verá reflejada en el progreso y el futuro del país.

Los libros de texto desfasados ponen en peligro el desarrollo sostenible

 

Un nuevo estudio del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM) de la UNESCO revela cómo los libros de texto de enseñanza secundaria desde el decenio de 1950 hasta 2011 pasaron por alto o distorsionaron las prioridades clave que actualmente han demostrado ser fundamentales para alcanzar el desarrollo sostenible. Dado que los libros de texto únicamente se revisan cada 5-10 años, el análisis revela que los gobiernos deben reevaluarlos de manera urgente para asegurarse de que en ellos se reflejan los valores esenciales del desarrollo sostenible, como los derechos humanos, la igualdad de género, los problemas medioambientales, la ciudadanía mundial y la paz.

En el análisis, que se publicó con motivo del Día de los Derechos Humanos, se examinaron libros de texto de historia, educación cívica, estudios sociales y geografía de enseñanza secundaria. Estos manuales procedían del Instituto Georg Eckert (Alemania), que posee la colección más amplia de libros de texto de todo el mundo.

En el estudio se llegó a las siguientes conclusiones principales: Derechos humanos:

  • El porcentaje de libros de texto en que se mencionaban los derechos humanos pasó de un 28% a un 50% entre 1970-1979 y 2000-2011, y el incremento más grande se registró en el África Subsahariana.
  • No obstante, únicamente en el 9% de los libros de texto de 2000-2011 se abordaban los derechos de las personas con discapacidad, mientras que los derechos de las personas LGBTI se trataban en el 3% de los manuales.
  • Solo en el 14% de los libros de texto de 2000-2011 se mencionaban los derechos de los inmigrantes y los refugiados.

Género:

  • El porcentaje de libros de texto en que se mencionaban los derechos de la mujer aumentó del 15% en el periodo 1946-1969 al 37% en el periodo 2000-2011. Solo en una sexta parte de los libros de texto de África Septentrional y Asia Occidental había alguna mención a los derechos de la mujer.
  • Pese a los mensajes explícitos para luchar contra las desigualdades de género, los prejuicios sexistas siguen siendo un problema importante. En muchos libros de texto, por ejemplo de Argelia, Francia, Italia, España, Uganda, el Pakistán, el Irán, Turquía, Kenya y Zimbabwe, se muestra a las mujeres en actitudes sumisas o desempeñando funciones tradicionales, como limpiando o sirviendo a los hombres.
  • Algunos países, como Viet Nam, han revisado sus libros de texto para que ilustren mejor la igualdad de género.

Cuestiones medioambientales:

  • Durante 2000-2011, la protección del medio ambiente o los daños ambientales se trataron en la mitad de los libros de texto, porcentaje que duplicaba el registrado entre 1970-1979.
  • Únicamente en el 30% de los libros de texto de 2000-2011 se presentaban las cuestiones medioambientales como un problema mundial.

Paz:

  • Solo en el 10% de los libros de texto publicados en 2000-2011 se mencionaba de forma expresa la prevención o la solución de conflictos. Sri Lanka es uno de los países que ha introducido recientemente los mecanismos de reconciliación en los libros de texto a fin de promover la paz y la cohesión social.
  • Entre el 50% y el 72% de los 72 manuales de enseñanza secundaria analizados en 15 países  relacionaban  el  Islam  y  a  las  sociedades  árabes con  los  conflictos,  el nacionalismo, el extremismo o el terrorismo.

Ciudadanía mundial:

  • En el 25% de los libros de texto de 2000-2011 se mencionaba la ciudadanía mundial, en comparación con el 13% en el decenio de 1980.
  • Sin embargo, a finales de la década de 2000, en el 60% de los libros de texto de los países no se mencionaban en absoluto actividades fuera de sus fronteras.

Aaron Benavot, Director del Informe GEM de la UNESCO, afirmó lo siguiente: “Los libros de texto transmiten los valores fundamentales y las prioridades de cada sociedad, y se utilizan de manera generalizada en las escuelas de todo el mundo para orientar el aprendizaje de los educandos. Nuestro nuevo estudio revela en qué medida muchos estudiantes de secundaria que cursan ahora estudios universitarios han aprendido valores de libros de texto anclados en el pasado. La revisión de los libros de texto es poco frecuente y a menudo consiste únicamente en pequeñas modificaciones, más que en replantear los contenidos. Además, los gobiernos simplemente desconocen hasta qué punto sus libros de texto están desconectados de la realidad. Nuestra investigación muestra que deben prestar más atención a lo que aprenden los niños y adolescentes de su país”.

En el Informe GEM se hace un llamamiento a los gobiernos para que revisen de manera urgente el contenido de sus libros de texto con objeto de que los valores que transmiten se ajusten a los principios de la nueva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (y sus ODS). En el Informe se aboga por incorporar los valores de los ODS en las directrices nacionales empleadas para revisar los libros de texto y por enseñar dichos valores en talleres de formación destinados a autores e ilustradores de manuales escolares.

En el estudio figura una lista de verificación de los contenidos pertinentes de los libros de texto a los que los gobiernos deberían estar atentos cuando revisen los libros de texto aprobados recientemente. Los docentes y educandos tienen a su disposición una  versión aparte de esa lista que pueden utilizar en el aula y que los ayudará a evaluar los manuales que emplean y a exigir que sus gobiernos rindan cuentas al respecto.

Ver más