El Cerlalc acompañará a Perú en el desarrollo de políticas públicas para la lectura

 

En el marco de la 22º Feria Internacional del Libro de Lima, la Directora del Cerlalc, Marianne Ponsford, se reunió con la Directora de la Oficina de la Unesco en Lima, Magaly del Rocío Robalino, con el fin de identificar los diferentes actores que trabajan para el fomento del libro en Perú.

El Cerlalc continuará apoyando con asesoría técnica de expertos el desarrollo de la Política Nacional de la Lectura, el Libro y las Bibliotecas además del diseño de la Nueva ley de lectura y el Libro y la Política Nacional de la Lectura, el Libro y las Bibliotecas que ayudarán a que Perú siga en su ruta de crecimiento y desarrollo. Durante la reunión la Directora de la oficina de la Unesco en Lima reconoció la importancia del Cerlalc como un aliado clave en  el desarrollo de proyectos de la industria del libro y la lectura en Perú.

Adicionalmente, el Cerlalc continuará llevando a cabo proyectos de fomento del derecho de autor en el Perú con el programa: Yo creo, tú creas, ellos crean, herramienta multimedia para la enseñanza del derecho de autor a niños de básica primaria. Acompañando esta herramienta, el Cerlalc continuará ofreciendo talleres presenciales para docentes que buscan fortalecer las capacidades de los docentes para identificar talentos y potencial creativo de los niños, niñas y jóvenes; fomentar la enseñanza de los principios éticos de respeto a las obras literarias y artísticas y sus creadores; impulsar la exploración artística y la interiorización de valores de respeto al derecho de autor; y fomentar la exploración de estrategias metodológicas para que niños, niñas y jóvenes encuentren en las artes una opción de vida.

La 22ª Feria Internacional del Libro de Lima invita a vivir la Experiencia FIL

 

Todo está listo para que durante los próximos 17 díasse lleve a cabo uno de los eventos culturales más importante del año en Perú: La Feria Internacional del Libro de Lima, FIL LIMA 2017.

El lanzamiento de la FIL LIMA 2017 contó con la presencia del Ministro de Cultura, Salvador del Solar; el alcalde de la Municipalidad de Jesús María, Carlos Bringas; el presidente de la Cámara Peruana del Libro, Germán Coronado; y el embajador de México en el Perú, Ernesto Campos Tenorio.

“Esto es una fiesta, un festival, un festín, una extraordinaria oportunidad para darnos cuenta cuál es el lugar que ocupa y que debe ocupar la cultura en nuestras vidas” señaló el Ministro de Cultura Salvador del Solar.

Por su parte, Germán Coronado, presidente de la Cámara Peruana del Libro, aseguró que “La Feria del Libro crece año a año y está cargada de entusiasmo, no solamente es una exposición de libros, si no que viene con un importante caudal de actividades culturales”.

“Hemos trabajado arduamente para que haya un grupo de treinta escritores mexicanos que se sumen a la Feria Internacional del Libro”, declaró en conferencia de prensa, el Embajador de México, Ernesto Campos Tenorio.

La Cámara Peruana del Libro, organizadora de la FIL LIMA 2017, ha querido este año marcar la pauta llevando la Feria Internacional del Libro de Lima al nivel de las mejores ferias de América Latina planteando un nuevo concepto: Vivir la Experiencia FIL.

Vive la Experiencia FIL

Este año la 22ª Feria Internacional del Libro de Lima nos invita a vivir la EXPERIENCIA FIL donde el visitante encontrará más de 190 mil títulos en exhibición, invitados internacionales de 15 países, alrededor de 800 actividades culturales, más de 150 expositores, firma de autógrafos, Jornadas Profesionales y muchas sorpresas más. La FIL se vive, se siente, se disfruta, pues su trascendencia va más allá de los libros que uno encuentra en sus stands.

La #FilLima2017 llega consolidada como el encuentro literario que reúne a la mayor cantidad de profesionales de la industria del libro en el Perú, pero también como un punto de encuentro fundamental para la difusión del pensamiento, la cultura y el debate de ideas propias de nuestro continente.

Este año la #FilLima2017 proyecta recibir a más de 500 mil personas, en los 17 días de fiesta literaria, que cierran, por las noches, con un espectáculo musical.

La cita es en el Parque de los Próceres de la Independencia de Jesús María (cuadra 17 de la avenida Salaverry), un espacio de nuestra ciudad que vuelve a ponerse al servicio de la literatura, los libreros, las personas interesadas en la lectura y la cultura y de un público ansioso por conocer las novedades del mundo editorial.

México, País Invitado de Honor

Una gran delegación conformada por escritores, ilustradores, investigadores, periodistas y especialistas en la promoción de la lectura, el libro y la literatura infantil y juvenil representará a México que acudirá como País Invitado de Honor a la Feria Internacional del Libro de Lima.

El programa de presentación destaca los lazos históricos y culturales entre México y Perú, así como los retos que comparten en temas como la migración, y la importancia de valorar las lenguas originarias e implementar programas de fomento a la lectura, dirigidos a los más variados públicos y grupos de población.

El representativo grupo de autores/as presentes en la FIL LIMA 2017 ha sido invitado por sus importantes aportes a la literatura mexicana y latinoamericana. En ese sentido es necesario destacar el trabajo de Juan Villoro, autor de novelas como El arrecife, Llamadas de Ámsterdam, El testigo y ganador del Premio Iberoamericano de Letras José Donoso 2012. Es significativo, también, el trabajo de Cristina Rivera Garza, autora de las novelas Nadie me verá llorar y La muerte me da, ambas ganadoras de premios internacionales. Alberto Chimal es otro escritor mexicano contemporáneo cuya participación es muy esperada. Autor de novelas como La torre y el jardín, con la que fue finalista del Premio Internacional Rómulo Gallegos en 2013, Cartas para Lluvia y La tienda de los sueños.

La nutrida delegación mexicana estará conformada también por Margo Glantz, Benito Taibo, Guillermo Arriaga, Ana Clavel, Juan Palomino, María Baranda, Xóchitl Aguirre, Carmen Limón, Juan Gedovius, Marco Antonio Campos, Felipe Rosete, Bernardo Fernández, Paco Ignacio Taibo II, Paloma Sáiz, José Manuel Mateo, Jaime Alfonso Sandoval, Mónica Lavín, Myriam Moscona, Rubén García Guerra, Armando Alanís, Diego Enrique Osorno, Eduardo Matos, Mónica Brozón, Christian Peña, Natalia Toledo y Fabio Morábito.

Como parte del programa cultural del País Invitado de Honor, México proyectará un ciclo de cine donde la literatura, las películas infantiles y el tema de la migración y el exilio, marcan la pauta. También se presentarán los espectáculos Zapateadores, baile y música esencialmente populares presentes en varias partes del Estado mexicano, y el Quinteto de Claudia Arellano, proyecto que mezcla la música tradicional mexicana y el jazz.

La agenda cultural mexicana está distribuida en conversatorios, recitales de poesía, presentación de libros, firma de autores, talleres de escritura, coloquios de historia, encuentros con libreros y editores, jornadas profesionales y diversos homenajes.

22º Feria Internacional del Libro de Lima

 

El objetivo de esta feria incentivar la difusión del libro original entre la población, fomentar el hábito de la lectura, defender y proteger los derechos de la propiedad intelectual y promover la industria editorial peruana y extranjera.

Más de 1200 publicaciones gratuitas sobre interculturalidad en un solo lugar

 

El Ministerio de Cultura de Perú anuncia la apertura del Centro de Recursos Interculturales (http://centroderecursos.cultura.pe), plataforma virtual de acceso público que pone a disposición recursos de capacitación e información especializada en interculturalidad.

Este repositorio, ofrece más de 1,200 materiales, entre libros, normas legales, videos, material de capacitación y otros; producidos por entidades públicas, universidades, ONG y diversas organizaciones. Entre sus principales temas se encuentran: diversidad cultural, discriminación étnico-racial, pueblos indígenas, población afroperuana y políticas públicas.

Cabe destacar que esta iniciativa del Viceministerio de Interculturalidad es parte de las acciones impulsadas por la Política Nacional para la Transversalización del Enfoque Intercultural, herramienta que busca mejorar los servicios del Estado, adecuados culturalmente a la población a la que se dirigen.

La interculturalidad es el proceso de intercambio, diálogo y aprendizaje que busca generar relaciones de equidad entre diversos grupos étnico-culturales que comparten un espacio; a partir del reconocimiento y valoración positiva de sus diferencias culturales. La Política Nacional para la Transversalización del Enfoque Intercultural de Perú, aprobada en octubre del 2015, tiene el objetivo de orientar, articular y establecer los mecanismos de acción del Estado para garantizar el ejercicio de los derechos de la población culturalmente diversa del país.

Biblioteca Pública de Lima organiza charla sobre uso de la tecnología en la vida cotidiana

 

La Biblioteca Nacional del Perú, a través del Sistema Nacional de Bibliotecas, realizará la charla “El uso de la tecnología en la vida cotidiana”, este viernes 14 de julio a las 05:00 p.m. en el Hall de los Intelectuales de la Gran Biblioteca Pública de Lima (Av. Abancay cuadra 4-Lima).

La charla estará a cargo del ingeniero Alonso Tenorio Trigoso, director del Centro de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (CTIC) de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

La actividad tiene como objetivo dar a conocer las ventajas y desventajas de la tecnología en los quehaceres de la vida diaria, sobre todo en el uso indiscriminado que a veces hacen los jóvenes, creando en ellos una relación de dependencia no muy saludable.

El ingeniero Tenorio es un profesional en Ingeniería Informática, cuenta con dos maestrías de la Universidad de Castilla-La Mancha en Tecnologías Informáticas Avanzadas, especializándose en tecnologías del tipo Cloud Computing y Grid Computing. Asimismo, es docente de la Escuela de Ciencia de la Computación de la UNI.

El evento es organizado por la Dirección Ejecutiva de Servicios Bibliotecarios Públicos del Sistema Nacional de Bibliotecas. Está dirigido a docentes, padres de familia, estudiantes y público en general. El ingreso es libre.

Ministros de Cultura anuncian homenaje a Violeta Parra en Lima y a Perú como Invitado a FILSA 2018

 

La Presidenta de Chile,  Michelle Bachelet y 18 de sus ministros, entre ellos el titular de Cultura, Ernesto Ottone, viajaron a Lima para participar en el Encuentro Presidencial y Primer Gabinete Ministerial Binacional Perú-Chile, desarrollado durante este jueves y viernes en la capital peruana. En la instancia se reunieron los Jefes de Estado y ministros de cada país para discutir temas bilaterales de interés común, con el objetivo de facilitar el diálogo y la toma de decisiones a nivel gubernamental en relación a los principales asuntos de la agenda compartida.

Biblioteca Nacional de Perú capacita a bibliotecarios públicos

 

El director de la Biblioteca Nacional del Perú, Alejandro Neyra, participó hoy en el inicio de la capacitación que se brinda a los responsables de bibliotecas públicas y de centros coordinadores a nivel nacional en la que conocerán las experiencias innovadoras en el uso de tecnologías en bibliotecas de Perú, Uruguay y Colombia.

Neyra sostuvo que esta jornada de aprendizaje que realiza la BNP busca alcanzar uno de los principales objetivos de su gestión: tener personal bibliotecario capacitado y equipamiento necesario para fortalecer los servicios en beneficio de los ciudadanos.

“Para la Biblioteca Nacional hay una prioridad muy clara que es mejorar los servicios en las bibliotecas públicas del país. Para eso es importante que las bibliotecas tengan una mejor implementación y que el personal esté bien capacitado; de esa forma las  bibliotecas realizarán un trabajo más articulado y con servicios de calidad (…) en la medida que podamos avanzar en ese reto, vamos a tener una mejor Biblioteca Nacional y un verdadero Sistema Nacional de Bibliotecas”, puntualizó el director de la BNP.

Añadió que con miras al Bicentenario de la Independencia Nacional, que es también el Bicentenario de creación de la BNP, se busca que “los ciudadanos, sobre todo niños y jóvenes, tengan un mejor acceso a los libros y a la lectura y tengan mejores espacios en las bibliotecas públicas del país”.

Para ello, en esta capacitación, que se realiza en la Gran Biblioteca Pública de Lima, los temas son: el papel de la tecnología en las bibliotecas, donaciones de software para las bibliotecas, la visión moderna de la biblioteca, el rol del bibliotecario innovador, servicios de formación en línea, diseño basado en el usuario, entre otros.

Esta formación es impartida por expertos de la consultora Makaia, a través de un convenio con la BNP para promover la capacitación de bibliotecarios en nuevas tecnologías y cooperación técnica, desde el lunes 26 de junio hasta el miércoles 28 de junio.

Perú y Estados Unidos firmes en la lucha contra el tráfico ilícito del patrimonio cultural

 

Tras 20 años de la firma del primer Memorándum de Entendimiento entre los Gobiernos del Perú y Estados Unidos de América relativo a la imposición de restricciones de importación sobre material arqueológico de las culturas prehispánicas y cierto material etnológico del periodo colonial del Perú, el Ministerio de Cultura informa que hoy se celebra formalmente la entrada en vigencia de su cuarta renovación, que se inició el 9 de junio de este año. 

El Memorándum de Entendimiento se ha convertido en el instrumento bilateral más importante y eficaz con el que cuenta el Perú en la lucha contra el tráfico ilícito de su patrimonio cultural, por lo que se ha venido renovando periódicamente cada cinco años desde su suscripción en el año 1997.

Gracias a este documento, Perú ha podido repatriar aproximadamente 2,000 piezas en su mayoría arqueológicas, entre las que se encuentra un protector coxal procedente de la primera tumba saqueada en Sipán, así como la entrega de un lote correspondiente a 603 piezas arqueológicas.

 En los primeros días de junio, el gobierno de Estados Unidos devolvió un lote de 75 objetos arqueológicos y un cuadro de pintura colonial que ingresaron a su territorio de forma irregular. La entrega oficial se realizó en la Embajada del Perú en Washington.

Embajada de Bolivia dona colección de libros a la Biblioteca Nacional del Perú

 

La Biblioteca Nacional del Perú, BNP, recibió por parte de la Embajada de Bolivia una importante colección de 32 libros de historia, antropología y política; así como antologías de literatura infantil y juvenil del país altiplano.

La entrega fue realizada por el Embajador de Bolivia en el Perú, Gustavo Rodríguez Ostria, al director de la BNP, Alejandro Neyra Sánchez, quien agradeció el donativo y destacó que los libros recibidos forman parte de la denominada “Biblioteca del Bicentenario de Bolivia”.

Neyra resaltó además que la colección recibida es muy valiosa, ya que nos demuestra cómo reflexionamos colectivamente en América Latina.

“Nuestra independencia fue en 1825 y para conmemorar el bicentenario hemos seleccionado textos de nuestros mejores académicos e intelectuales que nos muestran lo que es Bolivia. Esta es una contribución entre pueblos hermanos. Tenemos la misma matriz histórica, económica y cultural”, manifestó el embajador boliviano al donar dichos libros.

Puntualizó que “estos son textos de historia y antropología que tratan de mostrarnos quienes somos y a dónde vamos los bolivianos; también hay textos políticos y sociales que reflejan la realidad de la Bolivia de hoy”.

Libros y lecturas indígenas III: Libros cartoneros en lenguas indígenas

 

por: Edgardo Civallero

El movimiento sociocultural conocido como “editoriales cartoneras” nació con la aparición de la primera de estas editoriales, la ya célebre Eloísa Cartonera, en Buenos Aires en 2003. Aprovechando saberes y técnicas (sobre todo de encuadernación artesanal) puestos en práctica desde hacía décadas en toda América Latina, las editoriales cartoneras ―grupos de personas generalmente autoconvocadas― comenzaron a producir y a distribuir pequeñas tiradas de libros hechos a mano, comercializándolos a precios bajos en círculos limitados. En el proceso de creación se involucraron distintos actores, entre los que podían encontrarse determinados colectivos excluidos o en riesgo de exclusión socioeconómica. Originalmente, uno de los objetivos centrales de la propuesta era superar los estrictos límites del mercado editorial y hacer llegar la lectura ―en especial, aquellos contenidos difícilmente publicables desde una perspectiva meramente comercial― allí donde fuera más necesaria.

En la actualidad, las editoriales cartoneras latinoamericanas se cuentan por docenas, cada una con actividades y publicaciones que responden a un amplio (y a veces disímil) abanico de necesidades, intereses y perspectivas. A pesar de compartir denominación y técnicas de trabajo, las cartoneras no siempre comparten principios: alguna de ellas no han hecho más que aprovecharse de la idea y cooptarla, convirtiéndose en una compañía tradicional.

cartonera 1

Los libros cartoneros son productos relativamente sencillos en cuanto a estructura y producción. Sus páginas se imprimen o fotocopian (o incluso se escriben a mano) y luego se cosen o grapan. La “tripa” resultante se encuaderna entre dos tapas de cartón, que se realizan recuperando cajas de la basura (obtenidas de la calle directamente o a través de recolectores o “cartoneros”), limpiándolas y cortándolas a la medida. Las cubiertas y algunas secciones del interior del volumen se componen, ilustran y pintan a mano, combinando distintas técnicas artísticas (acuarela, gouache, témpera, entintado, collage, stencil, etiquetado, esgrafiado, grabado); los resultados son muy variables, y van desde tapas de cartón “en crudo” hasta pequeñas obras de arte. En la portada se coloca la información esencial: título, autor, editorial, fecha y, generalmente, alguna mención a los derechos y condiciones de distribución y uso. Los ejemplares suelen ser distintos entre sí, lo cual ha llevado a que algunos compradores los consideren “piezas únicas” y los traten como tales, convirtiéndolos en un bien de consumo elitista, para coleccionistas.

Tras revisar sus tres lustros de historia, varios analistas han señalado las muchas posibilidades ―potenciales y reales― del libro cartonero como herramienta de transformación: una herramienta libre, abierta y de base, capaz de provocar un cambio real y necesario. Pues el libro cartonero puede ser producido, mantenido y gestionado por sus propios impulsores, puede transmitirse y replicarse a costos relativamente bajos y de forma más o menos sencilla, y puede poner verdaderamente en entredicho y en jaque a algunas de las estructuras impuestas por el mercado o la cultura dominante.

En el marco de una sociedad que se mueve a ritmo de estadísticas y sondeos y en donde el credo capitalista preconiza que no se haga nada que no sea rentable y genere beneficios económicos, la elaboración de libros cartoneros llama la atención e invita a aminorar el paso y a detener, aunque solo sea un instante, la mirada. Pero el interés que provoca no proviene solo, ni fundamentalmente, de su intento de desacralizar el libro y arrancarlo de las manos del mercado, las compañías multinacionales, los autores e ilustradores “consagrados” y las políticas de copyright: eso lo llevan haciendo muchísimas editoriales independientes y “alternativas” desde hace décadas (a veces mucho más exitosamente, por cierto). Tampoco tiene demasiado de asombroso el hecho de que se reutilicen desechos de forma imaginativa ―e incluso artística― o se intenten “popularizar” y “democratizar” ciertas producciones y expresiones culturales: también es algo en lo que muchos colectivos llevan tiempo trabajando, con resultados verdaderamente notables. El trabajo cartonero resulta llamativo porque suma a todo lo anterior el simple y desinteresado do-it-yourself: salvo excepciones, los libros son obra de gente con perfiles muy dispares, que dedica su tiempo y sus ganas a hacer algo creativo con sus propias manos y los escasos elementos disponibles, de forma horizontal, cooperativa y comunitaria, sin ninguna intención a priori de obtener un beneficio económico a cambio y, generalmente, con algún tipo de motivación que va más allá de lo estético y se acerca a lo social (o viceversa).

En América Latinacartoneros 4, la creación sistemática y planificada de libros cartoneros dentro del sistema escolar, sobre todo en escuelas ubicadas en barriadas periurbanas y áreas rurales, podría complementar los materiales didácticos (p. ej. de aprendizaje y práctica de la lectoescritura) utilizados en las aulas, generalmente escasos y costosos. La misma acción puede desarrollarse dentro de redes de bibliotecas públicas, populares y rurales, siempre necesitadas de nuevos materiales con los que renovar, enriquecer o incluso crear sus colecciones. Por su parte, muchas sociedades originarias y minorías étnicas o lingüísticas podrían beneficiarse enormemente de este tipo de proyectos, dado que sus materiales escritos son escasamente publicados y, cuando lo son, suelen ser gestionados por actores externos como meros documentos de interés antropológico.

En comunidades indígenas, ya sean urbanas o rurales, los libros cartoneros podrían convertirse en una herramienta extremadamente útil. Podrían emplearse para apoyar la alfabetización en distintas lenguas originarias, produciendo materiales básicos de lectoescritura escolares o bibliotecarios (selecciones de narraciones, abecedarios y silabarios, prácticas de lectura, gramáticas). Por otro lado, resultarían adecuados como soportes sobre los que recuperar y con los que difundir fragmentos concretos de su cultura (p. ej. su tradición oral). Los dos puntos anteriores podrían combinarse: las recolecciones de tradición oral pueden plasmarse sobre libros cartoneros que se empleen en clase como material didáctico. Finalmente, las sociedades originarias pueden utilizarlos para darle visibilidad tanto a su situación actual como a sus modernos exponentes literarios y culturales.

Hasta el momento, las experiencias de uso de libros cartoneros dentro de comunidades indígenas se han visto limitadas a algunos proyectos escolares puntuales en México (véase Olarte y Zacarías, 2014). Comparativamente, ha habido algunas más en el ámbito de la publicación de expresiones literarias aborígenes contemporáneas, en idiomas nativos o no, fuera de las comunidades.

Una de las primeras editoriales cartoneras en publicar libros en lenguas indígenas fue la argentina Ñasaindy Cartonera Editorial (“luz de luna”, en guaraní), ubicada en la provincia de Formosa y nacida en agosto de 2009. Ñasaindy publicó los trabajos del poeta Víctor Ramírez, del pueblo Qom del noreste de Argentina.

Cartonazo Editores, una propuesta de los alumnos de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, aparecida en Lima (Perú) en 2013, ha realizado talleres de elaboración de libros cartoneros como “Yoshin Koshki” en la comunidad de Cantagallo, en la propia Lima. Allí residen numerosísimos migrantes del pueblo Shipibo-Conibo, desplazados desde sus territorios originarios en las áreas selváticas del oriente del país.

cartoneros 2

Un proyecto potencialmente interesante es el de Qinti Qartunira, una cartonera vinculada al pueblo Kichwa-Lamista del departamento de San Martín, en la Alta Amazonia peruana, cuyo nombre se traduce como “Cartonera Colibrí”. Fue creada en 2011, con el apoyo de Sarita Cartonera (una de las primeras y más influyentes editoras cartoneras peruanas) y del Consejo Étnico de Jóvenes Kichwa de la Amazonía (CEJOKAM), y tiene una de sus sedes en la comunidad de Kawana Ampi Urku Las Palmeras. Los libros se hacen con tapas de cartón que no se decoran directamente, sino que se cubren con lona o con tejido de algodón que luego se pinta o se borda con semillas. Se trata de una propuesta en la que participan muchos observadores externos (especialmente antropólogos extranjeros) y que, de momento, solo ha publicado textos sobre la lengua quechua.

En Venezuela, Dirtsa Cartonera, fundada en Maracay en 2014, incluye en sus fondos una colección de poesía indígena. Y en México, el trabajo de Iguanazul Cartonera recoge textos producidos por autores nativos y los publica en los idiomas originarios de aquel país y en castellano.

La propuesta de creación, utilización y aprovechamiento de libros cartoneros en ámbitos indígenas no implica que se desestime la producción de libros y otros materiales en lenguas aborígenes por parte de editoriales del mainstream y de instancias oficiales (p. ej. gubernamentales). Deben continuarse los reclamos para que se normalice la elaboración, publicación y distribución de documentos educativos, artísticos o de ocio, que recojan las culturas nativas latinoamericanas, especialmente a través de sus propios códigos lingüísticos.

De más está decir que los libros cartoneros no son una solución definitiva para los numerosos problemas a los que se enfrentan las sociedades originarias latinoamericanas en el ámbito educativo, sociocultural e identitario. Aún así, pueden considerarse como una propuesta que ayude a llenar vacíos y paliar ausencias temporalmente y, ya de paso, que permita a los usuarios/destinatarios de esos textos aprender a identificar sus necesidades, pensar soluciones posibles y factibles, enfrentarse a dificultades y barreras, imaginar formatos a través de los cuales recuperar, expresar y difundir sus culturas y sus lenguas dentro y fuera de sus sociedades, y conocer el proceso de diseño y producción de uno de esos formatos, el más habitual en la actualidad: el libro.

Lecturas

Civallero, Edgardo (2015). Libros cartoneros: olvidos y posibilidades. [En línea].

Olarte Tiburcio, Eleuterio; Zacarías Candelario, Juana (2014). Libro cartonero: una alternativa para la integración a la cultura escrita en lengua indígena. Correo del Maestro, 223, diciembre. [en línea].