menu
POSÚLATE AQUI BECA UAI

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España presenta el Plan de Fomento de la Lectura 2017-2020

Autor
Coordinación Comunicaciones
Fecha
5 mayo, 2017

Etiquetas

El secretario de Estado de Cultura de España, Fernando Benzo, ha presentado hoy el nuevo Plan de Fomento de la Lectura 2017-2020 que bajo el lema ‘Leer te da vidas extra’, es una de las medidas contempladas en el Plan Cultura 2020 y que está dotado con 7,2 millones de euros para este año.

El Plan de Fomento de la Lectura propuesto por el Observatorio de la Lectura y el Libro de España busca estimular el gusto por los libros entre el público infantil y juvenil, la población con alguna clase de discapacidad, los segmentos de la sociedad que tienen dificultades en el acceso a la lectura y, en general, aquellos con índices de lectura más bajos. Igualmente, se ha planteado como objetivo mejorar las competencias lectoras, un aspecto esencial en la sociedad de la información, con el desarrollo de las nuevas tecnologías y redes sociales.

El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, ha detallado el contenido del Plan de Fomento de la Lectura, que incluye un total de 57 medidas, tras la reunión mantenida por el Observatorio de la Lectura y el Libro y ha recalcado que en el Proyecto de Ley de Presupuestos para 2017 se ha aprobado la declaración del Plan de Fomento de la Lectura como acontecimiento de excepcional interés público.

Es la primera vez que el Plan obtiene este respaldo del Parlamento, lo que implica unos beneficios fiscales que incentivarán la implicación de un mayor número de instituciones.

Líneas estratégicas del Plan de Fomento de la Lectura
El Plan de Fomento de la Lectura se configura como una propuesta abierta para que puedan seguir introduciéndose nuevas medidas en el futuro. Sin perjuicio de ello, se establecen una serie de líneas que dotan de coherencia a las actuaciones que se lleven a cabo. Estas líneas estratégicas son:

– Promoción de los hábitos lectores mediante al apoyo a eventos propiamente literarios y, más en general, acciones que tengan lugar en el mundo del deporte, el ámbito universitario, en municipios de menos de 50.000 habitantes, etc. Se otorgará mayor importancia a la familia como transmisora del gusto por la lectura.
– Impulso de la lectura en el ámbito educativo. Los centros que impulsen un club de lectura -con previo reconocimiento por parte del MECD- recibirán una cuantía económica para la adquisición de lotes de libros, que deberán estar catalogados en la biblioteca escolar del centro.
– Refuerzo del papel de las bibliotecas en el acceso a la lectura. Las bibliotecas públicas constituyen la red de acceso que mejor promueve la igualdad en el acceso a la lectura, de tal forma que las medidas relativas a esta línea estratégica se vertebrarán en dos ejes: la difusión del servicio de biblioteca pública y la mejora del acceso a la lectura a través de bibliotecas.
– Fortalecimiento del sector del libro. Se pretende tener un sector del libro más coordinado, que aproveche las ventajas que proporcionan las nuevas tecnologías, y en el que las librerías centren parte de sus esfuerzos en la prescripción de libros y el desarrollo de actividades de dinamización cultural dentro de sus comunidades. De esta manera se contribuirá a una mayor eficacia en el uso de los recursos y, en último término, mejorar las condiciones que posibilitan la lectura.
– Fomento del respeto a la propiedad intelectual. Una de las novedades del presente Plan frente a los anteriores es la introducción de una línea estratégica dedicada a la sensibilización sobre la defensa de la propiedad intelectual. El Plan parte de la concepción de la convicción de que el daño que la vulneración de los derechos de propiedad intelectual ocasiona a creadores y profesionales es también un obstáculo para el desarrollo cultural.
– Mejora de las herramientas de análisis. Se considera un elemento básico la elaboración de estudios que permitan analizar cuantitativa y cualitativamente las distintas vertientes del fenómeno de la lectura en España, para lo cual se considera al Observatorio del Libro y a Lectura como un actor esencial en dicha labor.