menu

Sistema de Bibliotecas de Costa Rica, respuesta oportuna para gestionar la información

“No se progresa mejorando lo que ya está hecho, sino esforzándose por

lograr lo que aún queda por hacer.”

 

 

Kahil Gibrán

El desarrollo de las bibliotecas en Costa Rica se puede ubicar en la segunda mitad del siglo XIX, luego de la llegada de la imprenta en 1830 y las reformas educativas que promovieron el establecimiento de la Dirección General de Bibliotecas en 1890, la creación de Bibliotecas Públicas en el distrito de San Ramón (1879) y las cabecera de provincia de Cartago (1882), Alajuela (1887) y Heredia (1890). Además, en el año 1888 se fundó la Biblioteca Nacional. Posteriormente se crearon más bibliotecas públicas por medio de la alianza con municipalidades, fundaciones o asociaciones que han identificado la biblioteca como aliado estratégico para el desarrollo cultural, social y económico del país y con las cuales se firmaron convenios en el año 1982.

En el año 1999 se crea el Sistema Nacional de Bibliotecas (SINABI) mediante decreto número 23382-C, en el que se oficializa como órgano rector de las bibliotecas públicas y de la Biblioteca Nacional, renovando las funciones y organización en concordancia con la funcionalidad institucional del momento. El proceso histórico de la Biblioteca Nacional y las bibliotecas públicas de Costa Rica ha permitido que para el año 2017 el SINABI esté conformado por 61 bibliotecas. (Véase mapa)

Fuente: Dirección de Bibliotecas Públicas

La estructura orgánica del SINABI está conformada por la Dirección General, la Dirección de Bibliotecas Públicas (con sus 60 bibliotecas públicas y el servicio de Bibliobús), la Dirección de Biblioteca Nacional (con sus diferentes secciones), y las unidades Administrativo Contable, Automatización, Proyectos de Construcción, Unidad Técnica (con la Agencia Nacional ISBN-ISSN), el Archivo Central y el Taller de Conservación y Restauración. (Véase video).

Cada uno de estos elementos conforma un Sistema Nacional de Bibliotecas con solidez administrativa y legislativa, el cual cuenta con profesionales con mística y compromiso que dirigen y laboran en cada unidad o departamento. Como referente nacional en el campo de la bibliotecología, el SINABI brinda capacitación y orientación para las comunidades que pretenden crear una biblioteca pública, una sala de lectura, una biblioteca comunal o desarrollar actividades de promoción del gusto por la lectura. La conformación y funcionamiento como Sistema ha permitido establecer siete programas en los cuales convergen las actividades de las bibliotecas del SINABI, a saber: Soy bebé y me gusta leer; Arcoíris de lectura; ¡Pura vida! Jóvenes a leer; La biblioteca pública de la mano con la persona adulta; Huellas de oro; Biblioteca de puertas abiertas; Bibliobús: Viajemos con la lectura. (Véase video).

La teoría general de sistemas, concebida por Ludwig von Bertalanffy en la década de 1940, ofrece una forma de mirar el SINABI como la interacción de las partes para conformar la totalidad y viceversa. Las bibliotecas, como unidades culturales, educativas y de información, son en sí mismas sistemas y subsistemas debido a su organización y funcionamiento. Toda acción de la biblioteca y las unidades administrativas debe conceptualizarse como un patrón circular de estímulo y respuesta dinámico entre las diferentes unidades y su relación con su ámbito de acción o el suprasistema correspondiente.

Cada uno de los programas del SINABI está estrechamente relacionado con las metas del Plan Nacional de Desarrollo del Estado y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y enlazados de forma complementaria. Desde cada biblioteca, departamento o unidad se apoyan las acciones del país en cumplimiento con los compromisos internacionales.

La estructura sólida del Sistema ha permitido direccionar el quehacer del personal hacia un rumbo común en beneficio de la totalidad. La promoción de la lectura en diferentes grupos de edad se ha desarrollado desde hace varios años en las bibliotecas del SINABI. En el año 2005 se instauró el “Festival Nacional del Libro y las Bibliotecas Públicas” en el entorno de la celebración del día del libro. En el año 2008, “Año Internacional de las Bibliotecas Públicas”, se inició el proceso de enmarcar las actividades de cada mes con un tema general para todas las bibliotecas. Posteriormente, en el año 2010, luego de sesiones de trabajo en equipo y de consulta a diferentes actores de las bibliotecas públicas, se seleccionaron los nombres de los programas conocidos actualmente para enmarcar las actividades que realizan las bibliotecas en beneficio de los diferentes grupos etarios cuyo tema transversal es la promoción del gusto por la lectura de diferentes formas. Este accionar ha permitido que las comunidades redescubrieran las colecciones de las bibliotecas y a la biblioteca como espacio de encuentro, socialización y aprendizaje permanente.

La conformación del Sistema ha requerido de ajustes y organización del quehacer de forma conjunta e integrada tomando en cuenta a cada individuo y el interés institucional, varios elementos han sido estratégicos para la integración de las partes, entre ellos

  • La comunicación ha sido uno de los emblemas que ha permitido la definición más clara del norte del SINABI, ya que ha permitido crear de forma conjunta, las líneas y procedimientos con base en la puesta en común de ideas, la capacitación permanente y la actualización constante de procesos y procedimientos de labores y servicios en beneficio de la comunidad.
  • El desarrollo de actividades y programas integrales desde las bibliotecas públicas es una estrategia democrática de inclusión de la comunidad costarricense en la sociedad de la información, y de este modo se responde a las necesidades públicas y privadas de recurso humano con mayores conocimientos en la búsqueda, localización, selección y uso de la información para la toma de decisiones asertivas.
  •  La capacitación y actualización tecnológica de forma personalizada que atiende las inquietudes y necesidades individuales ha permitido mayor identificación y comprensión por parte de cada participante con el interés común. Dicha propuesta debe convertir la biblioteca en un espacio de encuentro, socialización y aprendizaje interesante, llamativo y ameno que estimule la creatividad, la imaginación y el pensamiento crítico.
  • Las bibliotecas públicas del SINABI asumieron el reto de ofrecer a la comunidad un abanico de opciones culturales de información y recreación de acuerdo con los nuevos requerimientos de los usuarios. Estanterías abiertas, préstamo a domicilio, cursos de alfabetización informacional, talleres de estimulación del gusto por la lectura desde la temprana edad, entre otras.
  • La identificación clara de metas y objetivos permite que el personal se encamine hacia el fin común de forma natural en beneficio de la comunidad. Las metas planteadas en los planes de trabajo generalmente son superadas ya que, gracias a la gestión local realizada por los bibliotecólogos y bibliotecólogas, siempre surgen nuevas actividades con apoyo de la comunidad, voluntariado, trabajo comunal, entre otros.
  • El relevo generacional del personal ha requerido de organización de los elementos del Sistema de forma que permita dar continuidad al trabajo desarrollado y la incorporación de la innovación y la creatividad. La alianza con gobiernos locales y la empresa privada se ha orientado hacia los fines comunes en beneficio de la comunidad en la cual se identifican resultados comunes de negociación y ganancia mutua. Este papel de la biblioteca como componente proactivo del quehacer de la sociedad redunda en un impacto para el país como apoyo al desarrollo integral de la niñez y la juventud para su posterior incorporación al mundo laboral con mejores estrategias en el uso inteligente de la información para la toma de decisiones personales, profesionales y laborales con responsabilidad social, ambiental y de respeto a la diversidad de miembros de la sociedad.

Para el SINABI funcionar como Sistema ha sido estratégico y ha permitido alcanzar los siguientes logros, además de los antes mencionados:

  • Realizar análisis en tiempo real de labores, servicios y actividades de las bibliotecas en cada uno de los siete programas y el quehacer de las oficinas administrativas.
  • Hacer parte de la política pública de Telecomunicaciones del país.
  • Firmar un convenio con el Ministerio de Ciencia y Tecnología para incorporar a las bibliotecas en el servicio de Centro Comunitario Inteligente.
  • Firmar un convenio con el Ministerio de Justicia para la incorporación de una biblioteca en siete Centros Cívicos para la generación de la cultura de paz y prevención de la violencia.
  • Establecer una alianza con el Ministerio de Educación Pública y el Colegio de Profesionales en Bibliotecología para la promoción e implementación de la agenda 2030.

Conformar la organización de las bibliotecas públicas y la Biblioteca Nacional como un Sistema es la forma más efectiva y eficiente de aprovechar los recursos y el talento humano para brindar mejores servicios a la comunidad y apoyar el desarrollo económico y social de un país. A la Dirección de Bibliotecas Públicas le corresponde el planeamiento organización y supervisión de las actividades profesionales, técnicas y administrativas que se desarrollan en las bibliotecas públicas. La gestión que se realiza en esta dirección ha requerido de la aplicación de conocimientos profesionales y amplia experiencia en el campo de la bibliotecología, gestión de la información, administración, administración pública y en aplicación de programas de gestión bibliotecaria, así como el conocimiento de la legislación nacional e internacional y normativas institucionales.

La función de la Dirección de bibliotecas públicas ha obligado a la actualización y transferencia permanente de conocimientos en concordancia con el contexto de la sociedad de la información y el conocimiento de forma que permita apoyar la labor en cada biblioteca pública del Sistema por medio de la elaboración de propuestas modernas con base en el trabajo en equipo y la gestión documental y bibliotecaria como un esfuerzo interdisciplinario de alfabetización en información.

En este nuevo mundo lleno de tecnologías y necesidades socioculturales la Dirección de Bibliotecas Públicas enfrenta el reto de asumir un papel activo en el desarrollo del personal de las bibliotecas en la sociedad de la información y el conocimiento y debe cumplir con el papel que le corresponde en la concientización de los funcionarios respecto al valor de la información en el proceso de crecimiento de la comunidad a la cual sirve, así como el papel que debe asumir en el contexto de la realidad actual.

 Referencias:

-Garmendia Bonilla, Lovania. (2016). Informe Anual. San José, C.R.

-Garmendia Bonilla, Lovania. (2017). Informe de seguimiento semestral 2017. San José, C.R.

-Reseña histórica Biblioteca Pública de Heredia. Disponible en: http://bibliotecaheredia.com/acerca/. Consultado el 17 agosto 2017.

-Biblioteca Pública de Alajuela – Miguel Obregón Lizano. Disponible en: https://si.cultura.cr/infraestructura/biblioteca-publica-de-alajuela-miguel-obregon-lizano.html. Consultado el 17 agosto 2017.

-Reseña histórica Biblioteca Pública de San Ramón. Disponible en: https://si.cultura.cr/infraestructura/biblioteca-publica-de-san-ramon-ramon-echavarria-mesen.html.  Consultado el 17 agosto 2017.